miércoles, 11 de abril de 2012

La narco iglesia, defiende a sus narco jueces y narcos financistas terroristas.

Javier del valle Monagas Maita (*) (Estas notas están dirigidas contra esos sinvergüenzas tarifados, que venden sus servicios no tan ecuménicos, religiosos al mejor postor) Jorge Sabino Urosa, cardenal; Eduardo Herrera Riera, obispo de Carora; Baltazar Porras, Arzobispo de Mérida. Estos demonios con sotana, sumados a otros sacerdotes y obispos inmorales. Se han dado a la tarea de defender las peores causas de la corrupción, perversión y vicios tanto materiales como políticos, incluyendo a asesinos convictos y confesos. Con su actitud vulgar, estos mercantilistas de la religión, han hundido a una institución, que en el pasado llegó a tener cierto respeto y credibilidad. Arrastrando al despeñadero tras de si, a otros sacerdotes, que si actúan de buenas maneras y respetando la fe de los que en ella creen. Esos buitres tienen por nueva costumbre, a partir del año 1999 en adelante: la de velar por las libertades de delinquir de jueces narco complacientes, como la jueza María Lourdes Afiuni, narco terroristas asesinos como Abdala Macklet, asesinos como Mazuco, Henry Vivas, Lázaro Forero, Iván Simonovich, entre otros ¡Ah! También apoyan los asesinatos de EE.UU e Israel en el mundo. Defendiendo a unos medio de comunicación que han hecho del terrorismo mediático una conducta cotidiana, simultáneamente estos pajarracos carroñeros, juzgan y condenan a los pobres que luchan por un mundo de justica y paz. Para ellos el campesino, el obrero, el pobre, no tiene ningún derecho. Cualquier intento o acción por reivindicar a esos sectores mayoritarios de la población, es acto de injusticia. Que se detenga a un empresario ladrón, estafador, incitador del odio y la discriminación, es anti democrático. Pero que se aumente el salario y se mejoren las condiciones de trabajo del pueblo, es un pecado. El colmo de la barbarie sicótica de estos delincuentes con sotana es el de juzgar y demoler la fe que pudiera expresar un hombre bueno como Hugo Chávez Frías. Esos se permiten decir quien es sincero y quien no en la expresión de fe en un Dios, que supuestamente es universal y que es contrario al exclusivismo dogmatico. En sus peroratas, esos miserables, ponen condiciones para poder ir a un cielo intangible, pero que ellos usan como chantaje, para obligar a que los fieles se les sometan y les rindan pleitesías. Según esa religión y esa iglesia; el ser humano debe ser justo, no mentir, no engañar, no adorar falso ídolos, no adorar ni poseer bienes materiales, estar al servicio de los más necesitados. Pero ellos actúan todo lo contrario a esas predicas. Eso quiere decir que en realidad esos señores son servidores de lo contrario de esa fe, esa religión o de ese Dios. Y lo contrario es según sus propias leyes y dogmas es el demonio, el diablo, Lucifer, Belcebú, mandinga, la bestia. Yo no necesito argumentar mucho al respecto. Solo remito al lector a las predicas del Cristo, o de los apóstoles, en fin de la fulana Biblia. Allí encontraran todos los parámetros comparativos entre lo que se considera el bien y el mal de ese dios y es iglesia. Entonces Uds. mismos concluyan. Escuchen sus predicas hoy, vean sus acciones, miren sus modus vivendis, juzguen sus relaciones con el pueblo y con los ricos, vean y sientan como discriminan y utilizan la fe como instrumento de chantaje y de negocio. Por ultimo: si fuese cierto que el infierno de verdad existe. Esas sabandijas ya tienen su lugar en el sitio más horrible y doloroso, junto al inmoral arzobispo aquel que firmó por la iglesia apoyando la corta dictadura, sanguinaria de Pedro el breve en el año 2002, y el otro cardenal infernal, que usó el pulpito de la fe en Barquisimeto, para hacer proselitismo político en contra de las mayorías; violentando todos los principios éticos morales y humanistas de su religión y del pueblo. satanam vade, ire ad infernum (*)Abogado Bolivariano Javiermonagasmaita@yahoo.es www.planetaenpeligro.blogspot.com / lo que será Facebook: Javier Del Valle Monagas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada